Responsive image

¿Puede mi hijo ponerse lentillas?

Algunos niños, especialmente en la pre-adolescencia (entre 10 y 13 años), muestran problemas a la hora de ponerse las gafas (motivos estéticos, juegos, deporte, vida activa). Algunos incluso llegan a sentirse diferentes al resto de sus compañeros o amigos al cambiar su imagen. Muchos padres nos preguntan, ¿a qué edad puede empezar mi hijo a utilizar lentillas?

Anatómicamente, los ojos de un niño pueden tolerar las lentillas desde una edad muy temprana (entre los 6 y 8 años)…¡o incluso antes!. ¿Sabías que incluso hay bebés que las llevan? Aunque es cierto que suele ser en casos de patologías que lo recomiendan.

El uso de lentes de contacto no es una cuestión de edad, sino de disciplina, carácter y madurez. Hay niños que están preparados para usarlas a diario desde una edad muy temprana y otros que, sin embargo, no consiguen adaptarse a ellas hasta que son prácticamente adultos.

¿Cómo sé si mi hijo puede ponerse lentillas?

Si tu hijo necesita que le recuerdes a diario normas básicas de higiene personal y limpieza, en principio no sería el candidato ideal. Si por el contrario, gestiona bien estas tareas sin que se lo recuerdes, podría ser un candidato perfecto. La higiene personal es una norma básica para garantizar una adaptación segura y saludable. ¡Y no vale que papá o mamá lo hagan por ellos! Se requiere además cierta habilidad manual para lograr la inserción y extracción y un carácter que, en principio, predisponga al niño a tener cierta paciencia para el aprendizaje.

¿Lo has intentado ya con tu hijo y no fue capaz? Tranquilo. Es lo más habitual. Y no hay por qué agobiarse. Un par de meses de crecimiento en la etapa infantil puede significar un mundo de desarrollo. Nunca es tarde para volver a probar. ¿Te animas a intentarlo con nosotros?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *