Baja visión

“No hay porqué renunciar a una visión de calidad”

 

Las perspectivas demográficas y el estilo de vida actual están suponiendo un incremento progresivo de las condiciones que pueden cursar con baja visión. No es adecuado equiparar términos como baja visión y ceguera total, pues son muchos los pacientes que mediante una ayuda óptica adecuada pueden potenciar el resto visual que todavía conservan.

La prescripción de la ayuda adecuada es sinónimo de mayor autonomía para la realización de determinadas actividades y, en definitiva, de un mayor nivel de calidad de vida.

  • Filtros selectivos
  • Adiciones altas
  • Lupas manuales
  • Lupas con soporte
  • Dispositivos electrónicos de aumento
  • Microscopios
  • Telescopios
  • Circuitos cerrados de televisión